Spencer tuvo un exitosa premiere en la ciudad de Londres. El trabajo de Kristen Stewart como Lady Di ha sido aplaudido desde su estreno en el pasado Festival Internacional de Cine de Venecia. La dirección de Pablo Larraín ha sido espectacular y la actriz suena fuertemente para llevarse varios reconocimientos por su interpretación en la próxima temporada de premios.

Kristen estuvo bien cobijada por un gran elenco incluyendo a dos pequeños que le robaron el corazón, al convertirse en el príncipe William y el príncipe Harry.

Durante la première, Kristen se portó de lo más alegre y “protectora” con Jack Nielen (William) y Freddie Spry (Harry). Los dos son prácticamente unos niños, de 12 y 10 años respectivamente, y han corrido con la enorme suerte de poder debutar en una producción que ha llamado la atención mundial.

Por supuesto, no están tan acostumbrados a posar frente a cientos de cámaras fotográficas pero en la alfombra roja en la captital británica, lo hicieron de una manera muy natural.

Jack y Freddie son parte fundamental en esta historia que retrata gran parte de la vida de Diana de Gales como mamá. Y no dudamos que después de esta aparición triunfal en cine, pronto los podamos ver en más proyectos.

Jack Nielen

Nació el 5 de agosto de 2009 en Chelsea, Londres. Llegó a Spencer por mera casualidad, tras ver el anuncio del casting vía Twitter. Es un chico tranquilo al que le gusta jugar golf y, además, tiene habilidades para el canto, forma parte del coro de su escuela.

Freddie Spry

Nació el 21 de junio de 2011 en Londres. Desde pequeño sintió una fuerte atracción por la actuación y hoy su sueño se ha hecho realidad. En 2018 debutó en televisión en la serie Lego Masters, pero su debut en cine está marcado por Spencer.

Tiene experiencia en comerciales y también podría convertirse en un gran atleta porque tiene una fuerte fascinación por los deportes y una enorme habilidad para el ciclismo.