La carrera de la actriz mexicana Cecilia Suárez no para de sumar proyectos. La artista que, tras la reciente miniserie “Alguien tiene que morir” se embarca en “3 Caminos” para explorar el Camino de Santiago, analiza  su prolífica trayectoria: “No tengo esa capacidad de decir en qué punto de mi carrera estoy”.

Cecilia Suárez (1971, México) está en un momento dulce de su carrera, conectando diversos proyectos internacionales de gran calado. Después del éxito de “La casa de las flores” y la esperada “Alguien tiene que morir” -todo ello en los últimos dos años- estrena este viernes, en Amazon Prime Video, la serie “3 Caminos”.

“Cuando me preguntan en qué punto de mi carrera estoy, yo nunca sé en que punto estoy (…) Me parece tan curioso mirar la carrera así. Admiro a los actores y actrices que la pueden mirar así. Yo, la verdad, no tengo esa capacidad de decir en qué punto de mi carrera estoy”, confiesa en una entrevista a Efe la actriz, quien da vida a Úrsula en “3 Caminos”.

Cuando habla de futuro, en relación a la interpretación, no se centra en algo concreto, sino que prefiere, como dice que ha hecho con su personaje en “3 Caminos”, que las cosas surjan: “No sé que pasará, pero me apetece hacer cualquier cosa que no haya hecho antes, siempre es algo que me apetece”.

La actriz se muestra muy agradecida a España, donde prácticamente reside desde 2020: “Es mutuo. Adoro este país y estoy agradecidísima con España en todos los sentidos. Soy muy feliz aquí”.

Es precisamente en España donde se ha rodado gran parte de la serie “3 Caminos”, dirigida por Iñaki Mercero, Franciska Meletzky y Norberto López Amado y creada por Carlos Molinero, Juan Ramón Ruiz y Alberto Macías, quien terminó de “convencer” a Suárez para que se uniera al proyecto.

“Cuando hablé con Tito (Macías) dije ‘aquí no cabe la menor duda de que este señor quiere contar esto que a mí me parece que es lo que tenemos que contar, justamente, en este preciso momento'”, señala la actriz, que considera la serie muy “pertinente” para los tiempos que vivimos.

“Estábamos en confinamiento cuando mi mánager me avisó de que había un interés por conversar y me hizo llegar los guiones. Me parecieron espectaculares. Me parecían y me siguen pareciendo tan pertinentes para lo que estábamos viviendo en ese momento con el confinamiento a ‘full’ y para ahora, con lo que seguimos aprendiendo de esta circunstancia”, indica.