La reconocida maniquí e instagrammer Tara Fares quien reunía alrededor de 3 millones de seguidores fue asesinada esta semana por atacantes que hasta el momento no han sido identificados.

Tara quien ya se posicionaba como toda una reina de la belleza fue sorprendida a tiros el jueves pasado en la zona de Kam Sara en la capital de Irak.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Contact lenses @sosoim_iraq @sosoim لون العدسه گري #sosoim #tarafares? Photographer @nabeelalasmer

Una publicación compartida por Tara Fares | تاره فارس (@its.tarafares) el

Las autoridades correspondientes anunciaron que ya se ha abierto una carpeta de investigación para esclarecer los hechos y localizar al o los responsables del homicidio de la joven.

El cuerpo de la celebridad fue llevado de emergencia al hospital justo después del ataque, pero desafortunadamente los médicos ya no pudieron hacer nada, pues su cuerpo tenía tres balas dentro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

كَم سَنَةْ .. وأنا التوازنُ بين ما يجب ؟ وأنا التوازنُ بين مَنْ جاءوا ومن ذهبوا وأنا التوازنُ بين من صَمَدوا ومن هربوا وأنا التوازنُ بين ما يَجِب : يجب الذهابُ الى اليسارْ يجب التوغلُ في اليمينْ يجب التمترسُ في الوسطْ يجب الدفاعُ عن الغلطْ يجب التشككُ بالمسارْ يجب الخروجُ من اليقينْ يجب الذي يجب .. يجب انهيارُ الأنظمةْ يجب انتظارُ المحكمةْ وأنا أُحبك .. سوفَ أحتاجُ الحقيقةَ عندما أحتاجُ تصليح الخرائط والخططْ محمود درويش

Una publicación compartida por Tara Fares | تاره فارس (@its.tarafares) el

Sus fans iniciaron una campaña con mensajes en redes sociales después de que se confirmara el deceso, la mayoría celebraba a Fares por hablar y vestirse a su gusto en un país que aún mantiene una actitud conservadora hacia las mujeres.

La muerte de Tara grita discriminación, falta de libertad y derechos. Su muerte debería ser ejemplo, los responsables deben ser encontrados. Sentir simpatía no es suficiente”

Fue un mensaje lanzado por una de sus seguidoras por medio de Twitter. La muerte de la joven llega de tajo días después del asesinato de Suag al-ali, otra mujer iraquí quien era activista de derechos humanos y que murió casi de la misma manera que Tara.