El movimiento #MeToo que estalló una serie de escándalos de acosos y abusos sexuales contra el famoso productor Harvey Weinstein está próximo a cumplir un año de su nacimiento.

Han sido doce meses de declaraciones de actrices de la talla de Salma Hayek, Ashley Judd, America Ferrera o Reese Whiterspoon rompieron el silencio para argumentar ser víctimas de abuso sexual.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#regram @wmag @easternconference_studio

Una publicación compartida por Cara Delevingne (@caradelevingne) el

El fenómeno feminista y liberador cobró tanta fuerza que las mujeres atacadas decidieron que no debían guardar más silencio, pero una de las interrogantes importantes es el cuestionarles ¿Por qué no lo contaste antes?, poniendo en duda la verdad de cada una.

Con el hashtag #WhyiDidntReport, miles de féminas se encuentran contando los motivos que las orilló a callar, entre ellas, se halla la historia de la famosa modelo Cara Delevingne quien a través de Twitter escribió:

“Me sentía avergonzada de lo que había ocurrido, y no quería arruinar públicamente la vida de alguien, a pesar de que ellos en privado arruinaron la mía”. Cara fue una de las denunciantes al asegurar que Weinstein intentó obligarla a besar a otra mujer.

Actrcies como Ashely Judd también han hecho uso del símbolo para contar sus casos: “La primera vez que sucedió tenía 7 años. Se lo conté a los primeros adultos que me encontré y me dijeron: Oh él es un buen hombre, eso no es lo que quiso decir” “Cuando fui violada a los 15 años sólo se lo conté a mi diario. Cuando un adulto lo leyó, me acusó de tener relaciones con un hombre mayor”.

La actriz Mirna Sorvino hizo lo propio y recalcó: “Porque la primera vez que sufrí una agresión sexual era adolescente y todo quedó en nada. Y después sentí que no era lo suficientemente importante como para hablar de ello. Estaba equivocada”, confesó.