El renombrado director estadounidense Woody Allen informó que se tomará un largo descanso después de presentar y dirigir una película por año durante 37 años, así lo comunicó a través del medio PageSix. 

La última puesta en escena de Allen, “A rainy day in New York” tiene altas posibilidades de no estrenarse nunca, el filme terminó sus grabaciones en octubre del año pasado y debería lanzarse en los próximos meses por Amazon, aunque todo apunta a que la cinta no llegue a las pantallas grandes.

Woody Allen se aparta del cine por financiamiento

Con esta compañía firmó un acuerdo en el 2016 para filmar otras tres películas, sin embargo se especula que la empresa decida romper el pacto con el cineasta de 82 años, ya que el pago les resulta muy elevado.

También se dice que su retirada temporal se deba a la campaña #MeToo, en la cual, Allen ha sido criticado ampliamente por las acusaciones de acoso sexual por parte de su hija adoptiva, Dylan Farrow, quien asegura haber sido atacada por él cuando era una niña, aunque nunca fue culpado por eso.

El hijo que Woody tuvo con la actriz Mia Farrow, Ronan Farrow, apoyó a su hermana públicamente, además de ser el principal promotor del movimiento que ha motivado a cientos de mujeres a declarar en contra de sus agresores.

El medio digital anunció que independientemente de las denuncas de Dylan, el cineasta ya mantenía problemas para financiar sus cintas. Según una fuente cercana al productor, “sus películas no hacen dinero”. “Durante años, ha estado pasando de uno y otro patrocinador, incluso ha ido a Europa, pero ya se ha quedado sin opciones”, afirmó.