La actriz francesa Marion Cotillard ha recogido esta noche el Premio Donostia de la 69 edición del festival de San Sebastián de manos de la actriz Penélope Cruz en una gala con un tono alegre, musical y esperanzador que quiere dejar atrás la pandemia.

Cotillard recibió con gran sorpresa la presencia en el escenario de la actriz madrileña, con quien coincidió hace más de una década en el rodaje del musical “Nine” (2009) de Rob Marshall y ambas se fundieron en un largo abrazo, haciendo honor al lema de la ceremonia.

Cruz destacó el impacto que le causó el trabajo de Cotillard en “La vie en rose”, el biopic sobre Edith Piaf que le valió un Oscar, un Globo de Oro y un BAFTA. “Voló muy alto, vimos a una actriz maravillosamente poseída por el espíritu de una figura legendaria”, señaló.

“Bondad, verdad y magia” son, según la actriz fetiche de Almodóvar, los tres pilares que definen a Cotillard, de quien recordó la época en que coincidieron en los ensayos de “Nine”, cuando se forjó una relación “cómplice desde el primer momento” y destacó su talante generoso, noble y a la vez “llena de misterios”.

Cotillard, una vez superada la sorpresa, leyó las palabras que traía preparadas en las que daba por inaugurada en este festival su nueva faceta como productora con el documental “Bigger than us”, que se proyecta oficialmente mañana y que da voz a jóvenes activistas pro derechos humanos alrededor del mundo.

Una prueba de un posible “futuro luminoso” y un testimonio de “la determinación de los seres humanos, su sensibilidad y su poder”, afirmó sobre el filme que dirige Flore Vasseur.

Cotillard recibió el Premio Donostia como reconocimiento honorífico a su trayectoria, tanto en Hollywood como en Europa, marcada por películas con directores como Michael Mann, Christopher Nolan, Woody Allen, James Gray, los hermanos Dardenne, Guillaume Canet, Jacques Audiard, Xavier Dolan o Leos Carax, con quien acaba de estrenar el musical “Annette”.

Durante la ceremonia inaugural, además, Carlos Saura presentó su corto “Rosa rosae. La guerra civil”, inspirado en una canción de José Antonio Labordeta, con un llamamiento a preservar la memoria histórica.