Este mes que se cumplen 110 años del aniversario de la revolución mexicana y del levantamiento inicial de los hermanos Serdán Alatriste en la ciudad de Puebla.

Los Rostros Puebla te presenta algunos otros datos de lo que fue la participación del estado dentro de la contienda revolucionaria iniciada en 1910.

110 años del aniversario de la revolución mexicana. Fotos: Especiales
110 años del aniversario de la revolución mexicana. Fotos: Especiales
Carmen Serdán., es de las pocas mujeres que tienen escrito su muro en los muros del Salón de Sesiones de la Cámara de Diputados. Fotos: Especiales
Carmen Serdán., es de las pocas mujeres que tienen escrito su muro en los muros del Salón de Sesiones de la Cámara de Diputados. Fotos: Especiales
A finales de 1914, los zapatistas tomaron la ciudad de Puebla, que entonces era la más industrializada del país. Fotos: Especiales
A finales de 1914, los zapatistas tomaron la ciudad de Puebla, que entonces era la más industrializada del país. Fotos: Especiales
A finales de 1914, los zapatistas tomaron la ciudad de Puebla, que entonces era la más industrializada del país. Fotos: Especiales
A finales de 1914, los zapatistas tomaron la ciudad de Puebla, que entonces era la más industrializada del país. Fotos: Especiales
110 años del aniversario de la revolución mexicana. Fotos: Especiales
110 años del aniversario de la revolución mexicana. Fotos: Especiales

LA IMPORTANCIA DE CARMEN SERDÁN

Carmen Serdán, sobreviviente a la contienda en su casa, el 18 de noviembre de 1910. Fue liberada de prisión al triunfo de Madero y después del cuartelazo de Victoriano Huerta, participaría en la Junta Revolucionaria de Puebla.

Fue recibida por el primer jefe del Ejército Constitucionalista Venustiano Carranza, y continuó en el movimiento revolucionario, distribuyendo armas, correo, imprimiendo proclamas y trabajando como enfermera en los hospitales constitucionalistas. Al triunfo político de Carranza, Carmen se retiraría a la vida privada y morirá en la ciudad de Puebla, Pue. el 21 de agosto de 1948.

El 18 de noviembre siguiente, en el aniversario del sacrificio de sus hermanos, el Congreso de los Estados Unidos Mexicanos, decretaría que también su nombre sea inscrito con letras de oro, en los muros del Salón de Sesiones de la Cámara de Diputados. Siendo de las pocas mujeres que tienen el privilegio de tener sus nombres en el recinto.

 

EL MOVIMIENTO ZAPATISTA EN PUEBLA

Entre los muchos movimientos revolucionarios que hubo en el país, el que tuvo mayor actividad en el estado, fue el zapatista. Quiénes se establecieron en el poblado de Petlalcingo, y crearon un gobierno estatal alterno al del entonces gobernador de Puebla, el maderista Nicolás Meléndez. Al frente del cual establecieron como gobernador provisional al general Jesús Morales, quién era conocido como “El Tuerto”, quien se mantuvo en su puesto hasta diciembre de 1912.

A finales de 1914, los zapatistas tomaron la ciudad de Puebla, que entonces era la más industrializada del país, además de tomar consecutivamente pequeños pueblos cercanos como Atlixco, Metepec o Cholula, y posteriormente vencieron a 20 mil soldados carrancistas para alzarse con la victoria.

En 1915 se designó a un nuevo gobernador para Puebla, al general carrancista Francisco Coss, quién arrebató las banderas a los pueblos zapatistas, quienes ya estaban perdiendo su poder social, a través de la promulgación de la ley agraria del 6 de enero de 1915, establecida por Venustiano Carranza.

 

TETELA DE OCAMPO SE TRANSFORMÓ EN LA CAPITAL DEL ESTADO

El 1 de febrero de 1913, la ciudad de Tetela de Ocampo en la sierra norte, fue declarada como capital del estado de Puebla por Agustín del Pozo, un exmilitar, oficial federal y miembro del Partido independiente. Esto tras estar inconforme con la elección como gobernador oficial de Juan Bautista Carrasco, un abogado afín al partido maderista.

Del Pozo, se levantó en armas desde el pueblo de Xochialpulco, y después de declararse a sí mismo gobernador, nombro un segundo gobierno del estado con capital de distrito en Tetela. Legisladores y militares se unieron al exgeneral y reunieron una fuerza militar de cientos de hombres. Además de forjar una unión con Juan Francisco Lucas, un respetado cacique indígena de la sierra norte.

Tras el asesinato de Madero a finales del mismo mes de febrero, el gobierno de Del Pozo, se puso a las órdenes del usurpador Victoriano Huerta, quién nombraría un nuevo gobernador afín a sus fines políticos.