La canción de Billie Eilish para la nueva película de James Bond es una balada dramática e inquietante que insinúa que la trama se centrará en la traición al agente secreto.

La letra de “No time to die” hace referencia a mentiras y engaños, mientras Eilish canta: “Nunca estuviste de mi lado“.

La canción fue lanzada este viernes al mismo tiempo que un nuevo tráiler de la película, protagonizada por Daniel Craig.

Eilish, que cumplió 18 años en diciembre, es la cantante más joven en grabar un tema para la franquicia.

Su lanzamiento fue muy esperado y coincide con reciente su actuación ante una audiencia televisiva mundial en la gala de los Oscar.

Su disco When We All Fall Asleep, Where Do We Go? fue el fenómeno musical adolescente del año pasado.

“No time to die” comienza con un inquietante piano, con la voz de la estrella en un tono cansado mientras canta: “Debería haber sabido que me dejarían sola“.

Una vibrante guitarra marca el comienzo del coro donde la cantante desarrolla su tema: “Estoy enamorada de una mentira … ¿Eres la muerte o el paraíso?

“Ahora nunca me verás llorar”, concluye. “Simplemente no hay tiempo para morir“.

Las palabras parecen confirmar una teoría de los fans de la saga de que el final de Daniel Craig como James Bond vendrá acompañado de la traición de Madeleine Swann (Lea Seydoux), su amor en la película anterior, Spectre.

Desequilibrado

Eilish escribió y produjo la canción principal de la película con su hermano mayor Finneas O’Connell a finales del año pasado. Hablando en los Grammy en enero, dijo que trabajar en la franquicia de películas de James Bond siempre había sido uno de sus objetivos.

“Subconsciente y conscientemente hemos estado tratando de escribir un tema de Bond durante toda nuestra vida”, le dijo a E! Noticias.

De forma inteligente, el dúo conserva su estilo oscuro y extravagante a lo largo de la canción, al tiempo que incorpora varias de las melodías musicales de la serie de películas: cuerdas, metales discordantes y, lo mejor de todo, termina con el noveno acorde menor distintivo del cierre del tema original de Bond de Monty Norman.