La Catedral angelopolitana es uno de los mayores tesoros de la Puebla Colonial. Decenas de leyendas rondan alrededor de éste que es prácticamente un museo, debido a que su belleza arquitectónica es majestuosa, enorme y de belleza admirada por expertos.

Además, porque recibe a la mayor cantidad de turistas para admirar su grandeza.

Su construcción

Se habla de que la catedral estaba diseñada para ser construida en la Ciudad de México, pero se intercambiaron los planos por errores entre los proyectistas antes de su construcción, entre los siglos XVI y XVIII. También la creencia religiosa habla de la dificultad de levantar las campañas debido a su alto peso, y que una fuerza angelical fue la que lo hizo posible.

Ícono en Latinoamérica

Es un hecho que la catedral de Puebla compite por su tamaño y majestuosidad con las más grandes reliquias de la Colonia en el resto de ciudades importantes de Latinoamérica. El Portón central es la Puerta del Perdón, por donde se cruza en ocasiones especiales y concede perdones sublimes.

 

El «Ochavo»

Un tesoro casi desconocido es el «Ochavo», una pequeña sala donde se guardan reliquias no sólo con valor económico sino sobre todo con significados religiosos por encima de lo que cualquier asistente puede observar.

 

1/12

 

 

Fotos: Daniela Portillo / Alfredo Fernández