«Sé padre cuanto estés seguro de que puedes comprometerte al cien».

 

Hijos: Mar y Cielo y Renata

Profesión: Diseñador

Deporte favorito: Bicicleta

 

¿Qué es lo más importante que aprendiste de tu padre?

Aunque suene duro, lo más importante que me enseñó mi padre fue cuánto puede marcar la ausencia, pero más aún, la ausencia voluntaria. Yo aprendí a no repetir su patrón, y, por lo mismo, soy un papá presente y comprometido con todo mi ser.

 

¿Qué actividades te gusta compartir con tu esposa e hijos?

Viajar y redescubrir lugares, tanto históricos como naturales. Me encanta crear momentos que disfrutemos juntos y se conviertan en recuerdos encantadores para todos. De verdad, la actividad que más me gusta compartir con ellos es vivir, vivir alocadamente y a plenitud.

 

Cuéntanos una anécdota divertida con tus hijos:

Recuerdo una vez que nos atascamos en la playa, en medio de la nada. Pura arena y playa se veía alrededor. Fueron unas cuántas horas, pero pasamos por todos los estados de ánimo. Tuvimos que caminar mucho para buscar ayuda, pero ninguno se puso loco. Trabajamos juntos, sin perder el ánimo y la risa. Fue muy divertido, y además, pudimos salir del atorón y seguir nuestra aventura.

 

¿Cuál es el mejor regalo que recibiste un día del padre?

Te juro que todos los días festejo ser papá. Soy el papá que me hubiera gustado tener: loco, presente, activo y comprometido. Entonces, yo mismo me doy el mejor regalo, que es sentirme satisfecho y completo siendo un papá real.

 

¿Qué consejo darías a un futuro papá?

¡Si no te sientes listo para ser papá, no lo seas! Sé padre cuando estés seguro de que puedes comprometerte al cien, porque implica un esfuerzo inmenso.

 

1/10

 

Fotos: Daniela Portillo / Antonio Aparicio / Guillermo Pérez