Luego de las recientes críticas en contra de la Reina del Pop, Madonna al aparecer de manera sorpresiva en el bar Stonewall en Nueva York despertó una polémica, pues en las grabaciones aparecía con unos glúteos bastante inusuales.

º

A sus 60 años, la intérprete de «Live a Virgin» ya está más que acostumbrada a este tipo de críticas, y en esta ocasión no es la excepción, pues en realidad no le preocupa en lo más mínimo lo que se diga de ella después de haber tenido en su contra al Vaticano luego de un escándalo sobre el escenario.

Sin embargo, es de esperarse que en ella exista una cierta molestia por los ataques, ya que en su aparición no cobró ni un solo peso por dar una mini presentación, además de que su actitud e intenciones eran completamente altruistas con la comunidad LGTBI.


Los comentarios de aquellas personas quienes se han fijado más en su aspecto físico que en la buena causa realizada por la artista, ha sido el centro de atención más que su buena acción.

Aunque aún no se ha dicho con certeza si se trate de una visita al quirófano o de una ilusión óptica debido al mal ángulo de la fotografía, lo cierto es que su trasero se aprecia más grande de lo normal.

Así que, para ponerle fin a estas desagradables aseveraciones, la intérprete decidió responder a través de su cuenta oficial en Instagram con una instantánea acompañado de un texto que deja muy en claro lo mucho que le importan sus críticas.

«Buscando desesperadamente la aprobación de nadie», fueron las palabras que se leyeron en la imagen compartida, a lo que continuó diciendo: «Y con derecho a hacer libremente con mi cuerpo lo que quiera como todos los demás, ¡Gracias 2019! ¡Este va a ser un gran año!».

Esto sólo demuestra que aunque sea verdad su paso por el quirófano, a ella no le interesa lo que digan de su persona, y solamente se dedica a desearle el bien y la felicidad a los demás a pesar de los fuertes comentarios hacia su persona.