Después de las acusaciones que salieron a la luz la semana pasada contra al actor Morgan Freeman, en donde se aseguraba que había acosado a varias mujeres, Robert M. Schwartz, abogado de Freeman, salió en defensa de su cliente pidiendo a la televisora CNN se disculpe con él.

La televisora fue quien por medio de una investigación, dio a conocer esta información, la cual según Shwartz, tiene un encono personal contra el actor.

En una carta dirigida a este medio, el abogado asegura que la investigación, en la cual ocho mujeres acusaron a su cliente de acosos sexual, fue usada para “atacar injustificadamente” y señala que uno de sus autores, Chloe Mela, hostigó a los testigos y a las supuestas víctimas para que hablaran contra el protagonista de Driving Miss Daisy.

Melas había contado en su investigación que durante una entrevista con Freeman, este le hizo varios comentarios sexuales inapropiados estando en ese momento, embarazada de seis meses.

Pese a que el actor se disculpó públicamente “(…) con cualquiera que se haya sentido incómodo o irrespetado. Esa nunca fue mi intención“, remarcó que nunca “acosó a una mujer” y que estaba “devastado” porque 80 años de su vida corrían “el riesgo de ser socavados, en un abrir y cerrar de ojos” por este tipo de denuncias.