En vivo desde Nueva York, Kim Kardashian hizo su debut como presentadora de Saturday Night Live donde se habló en tono sarcástico de su familia y de su divorcio del rapero Kanye West, quien además estuvo en primera fila durante la participación de su ex esposa en el programa de comedia.

“Soy Kim Kardashian West y es genial estar aquí esta noche”, dijo la integrante de Keeping Up With the Kardashians, de 40 años, durante la apertura de su monólogo. “Lo sé, también me sorprende verme aquí”, agregó.

Kardashian se puso un mono de terciopelo rosa con guantes y aretes largos y brillantes para su monólogo donde habló de toda su familia: incluidas sus hermanas, su ex esposo, Caitlyn Jenner y el novio de su mamá, Corey Gamble.

“Estoy emocionada de estar aquí esta noche para mostrarles que soy mucho más que una cara bonita, un buen cabello, un maquillaje fantástico, unos senos increíbles y un trasero perfecto”, continuó. “Básicamente, soy mucho más que esa foto que mis hermanas llevaron de referencia a sus cirujanos plásticos”.

La estrella se interesó por Gamble, de 40 años, quien comenzó a salir con Kris Jenner en 2014. “Pero lo único de lo que estoy realmente orgullosa es que nadie podría llamarme cazafortunas”, dijo Kim. “Honestamente, no estoy segura de cómo te conviertes en uno. Así que le pregunté al novio de mi madre, Corey “.

La empresaria explicó su búsqueda constante por la justicia, inspirada en la profesión de su difunto padre Robert Kardashian