Datos

Ciudad de origen: Culiacán, Sinaloa

Año de nacimiento: 1975

Profesión: Diseñadora Gráfica

Ocupación: Fundadora de Ábaka Interiores

1/2

¿Qué te impulsó a estudiar Diseño Gráfico?

Cuando tenía que escoger carrera, justo en ese momento se cerró Arquitectura de Interiores y yo no me identificaba con la Arquitectura pura, siempre me llamaron la atención los espacios, colores y formas, ese era mi juego desde que era chiquita, cuando jugaba con mis primos y hermana, a mi lo que me gustaba era hacer las casas o ciudades. Me gustaba cómo se veían los espacios, el cuarto rosa, azul, me iba más por el tema de interiores, que yo no sabía en ese monumento que se llamaba así, pero no me iba por las estructuras. Entonces estudié Diseño Gráfico que a fin de cuentas tiene un origen muy parecido, es una disciplina muy creativa por el tema de los colores, las formas y me dio muy buenas bases. Las disciplinas creativas tienen mucho que ver unas con otras, pero para mí ya trabajar en diseño de mobiliario, que fue por donde empecé, y conocer la tercera dimensión fue lo que cambió mi relación con el diseño y me di cuenta de todas las posibilidades que tenía. El Diseño Gráfico tiene dos dimensiones, de repente hacer estantes o empaques que entra una tercera dimensión, pero no como dimensión espacial que eso es lo que me gusta de los interiores. Para mí el Diseño Gráfico fue una gran base y justo se nota en mi trabajo porque es llevarlo a la tercera dimensión y creo que el resultado es muy claro, porque mi enfoque es muy gráfico.

¿Cómo has correlacionado tu disciplina con otras para obtener grandes resultados?

Me di cuenta que para vivir los espacios se tienen que correlacionar los cinco sentidos y empecé a echar mano de otras disciplinas como diseño de Iluminación por ejemplo o intervenciones murales, este tipo de cosas que son muy visuales, diseño de cosas para ver, porque muchas veces se confunde la decoración con el interiorismo. La decoración es visual puramente, es parte del interiorismo, pero el diseño de interiores o la arquitectura de interiores y más esta creación de ambientes, que es lo que nosotros hacemos, va más allá de los interiores, porque tienes que poner en sintonía los cinco sentidos. Cada uno de los sentidos tiene una ambientación diferente, lo que comes, lo que hueles, lo que tocas, lo que ves y sientes.

¿Qué viene en tendencia en la materia de interiorismo?

No estar saturados de lo visual sino darle a la gente experiencias que puedan vivir, trabajar con equipos multidisciplinarios y generar experiencias más que espacios decorados, en espacios efímeros, en pabellones. A veces puede ser muy sutil y a veces impresionante, como estos eventos que han pasado de diseño de Iluminación en museos, intervenidos también con música.

¿México qué lugar ocupa en este tema?

Un lugar muy fuerte en el interiorismo, está a la altura de cualquier lugar, lo que pasa es que tendemos mucho a ver hacía afuera y también localmente sucede esto, en Puebla pensamos que si viene alguien de afuera lo va a hacer mucho mejor y aquí hay muchísimo talento, en Puebla, en México. Es regresar a esa identidad mexicana que no tiene que ser tan étnica, es mucho más endémica. El tema en algún momento fue ser global, con toda esta apertura que tenemos desde hace muchos años, la tendencia empezó a irse a ambientes que pudieras encontrar en cualquier lugar del mundo, y creo que dentro del interiorismo mexicano estamos regresando a hacer espacios que sean mexicanos, que tengan esta identidad nacional sin ser nacionalista, que se note un diseño mexicano contemporáneo y creo se está logrando bastante bien.