No es exactamente una primicia que algunos de los más grandes cineastas del mundo despotriquen contra el auge de las películas de superhéroes y su enorme lugar en nuestra cultura cinematográfica. Y sin embargo comentarios recientes de Martin Scorsese y Francis Ford Coppola han sido recibidos como bravuconada previa a una pelea de boxeo.

En esta esquina, el campeón de la taquilla mundiaaaaal, ¡Marvel ‘El Increíble Hulk’ Studios! Y en esta esquina, el realizador de 76 años de angustiosas épicas católicas y clásicos policiales, ¡Martin ‘Toro Salvaje’ Scorsese!».

Hubo mucho alboroto desde que Scorsese, en una entrevista con una revista a principios de mes, insinuó que las cintas de Marvel no eran cine sino «algo distinto”: atracciones de parques temáticos desinteresados en «tratar de transmitir experiencias psicológicamente emotivas a otro ser humano». Coppola metió su bocadito el fin de semana al decir a la prensa en Francia, cuando aceptaba el Prix Lumiere, que Scorsese no sólo tenía razón sino que no fue lo suficientemente lejos. Las películas de Marvel, dijo, son «despreciables».

Tiene razón porque esperamos aprender algo del cine, esperamos ganar algo, iluminarnos un poco, adquirir algún conocimiento, algo de inspiración», dijo Coppola.

Incontables fanáticos de Marvel, cual caballeros del siglo XIX a quienes han ofendido en su honor, llevaron la causa a redes sociales como si hubieran sido desafiados a un duelo. Fueron apoyados por algunos de los realizadores de cintas de Marvel, como el director de «Guardians of the Galaxy» (“Guardianes de la Galaxia”) James Gunn, el director de «Avengers» Joss Whedon y el de «Thor: Ragnarok», Taika Waititi. Waititi irónicamente se tomó el debate al pie de la letra, apuntando de manera casual que su película «está en los cines».

Y, claro, no sería un revuelo real si Ken Loach no estuviera involucrado. El realista social británico de 83 años se unió al tumulto al decirle a Sky News que las películas de Marvel son «un ejercicio cínico» y «productos básicos como las hamburguesas». Muchos se han preguntado qué opinarían grandes leyendas pasadas del cine. ¿Qué diría Hitchcock de «Spider-Man: Homecoming» (“Spider-Man: de regreso a casa”)? ¿Pensaría John Ford que «Endgame» era demasiado larga?