De frente al duelo y con la responsabilidad de recuperar el prestigio de la florería más famosa de México, Cecilia Suárez promete que la segunda temporada de “La casa de las flores” brindará una dosis perfecta de humor donde la venganza, el amor y la sensatez serán los nuevos retos para la familia De la Mora.

Cecilia Suárez destaca que el impacto que causó su personaje, la angustiante “Paulina de la Mora”, dará un vuelco total para encaminarla a ser una mujer líder capaz de resolver todo tipo de problemas a través de la razón y sin prejuicios de por medio.

“Recibí este impacto con enorme sorpresa, nadie de quienes hicimos la serie esperábamos que pasara esto con el personaje, le dieron un gran recibimiento a todo. Ha sido hermoso, grato y sobre todo divertido. La gente se apropió de ‘Paulina’, eso es especial para nosotros”, detalló la intérprete.

La actriz que se ha consagrado como una de las musas del director tapatío Manolo Caro, puntualiza que “La casa de las flores” llegó para ofrecer una propuesta fresca al melodrama de manufactura mexicano, en donde la libertad, la inclusión y la diversidad de pensamientos son claves para hermanar a generaciones y poner temas sociales sobre la mesa desde una visión cómica y reflexiva.

“El melodrama es un género que como latinoamericanos nos encanta y con el que nos identificamos, tiene que ver mucho con nuestra educación sentimental. Lo interesante es cómo las nuevas plataformas de entretenimiento permiten abordar temas que antes no estaban, que salen del cliché sumiso o machista, que se deje la mujer abnegada y violencia aceptada, eso me parece interesante. Nuestra serie habla de manera muy detallada de una mujer transgénero y me encanta, vemos a más personajes extravagantes”.

Cecilia recalca que a través de “Paulina de la Mora” se exploran personajes más apegados a la realidad, en los que los villanos y los buenos ya no tienen cabida para dar paso a interpretaciones capaces de alentar a la superación y desde su caso, impulsar el liderazgo femenino y la importancia de la mujer en la toma de decisiones cuando una familia está en el quiebre emocional y financiero.

“Lo que hacemos como actores es buscar ese hilo que nos hace entender y vernos en un personaje, hay gente que atraviesa por esa misma situación. Creo que quienes se identifican con ‘Paulina’ es porque tiene claroscuros, no es perfecta, tiene fallas, es transparente y hace lo mejor que puede, es algo con lo que muchas nos identificamos, no somos perfectas, pero que de alguna manera hacemos nuestros mejor esfuerzo”.