La cantante Katy Perry se encuentra en toda una polémica después de que los zapatos diseñados por ella, salieran a la venta liderando su marca homónima, los cuáles han sido considerados por cientos de personas como un acto racista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#Tbt to when I was in 🌺full bloom🌺 for @americanidol taping this week! Don’t miss season✌🏻premiering 3/3! 😘

Una publicación compartida por KATY PERRY (@katyperry) el

Los zapatos a los que han considerado como un ataque directo en contra de la comunidad negra, son unas sandalias y mocasines, disponibles en negro, beige y otros siete colores con una cara con ojos, nariz y grandes labios rojos.

El modelo, según los seguidores de la cantante, les recordaba a Blackface, el típico maquillaje que utilizan los actores blancos cuando se ponen disfraces de negros con rasgos faciales exagerados, una práctica que hasta hace unos años era totalmente normal, pero que en la actualidad se considera como un insulto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Am I losing it?….

Una publicación compartida por Tamika D. Mallory (@tamikadmallory) el

Es por ello que la intérprete y su empresa llamada Global Brands Group decidieron extender un comunicado oficial en el que se disculpaban por lo sucedido: «The Rue y The Ora formaron parte de una colección que se lanzo el verano pasado en nueve combinaciones de colores diferentes y se imaginó como un guiño al arte moderno y al surrealismo. Me entristeció cuando me informaron de que se estaba comparando con imágenes dolorosas que recuerdan a la cara negra», enunciaba dicho comunicado.

A consecuencia de las críticas, el calzado se retiró del stock y ya no estará disponible en las tiendas en donde se distribuían, entre ellas Wallmart y Dillard´s, además de la página oficial en donde se podrían hacer compras por internet.

Katy Perry retira el calzado con el que la criticaron de racista

Esta no es la primera vez que la intérprete se ve envuelta en este tipo de controversias, anteriormente ha sido acusada de apropiación cultural por la ocasión en la que asistió a los American Music Awards en 2013 vestida de geisha y al aparecer con trenzas al estilo africanas para su videoclip «This is How We Do».

En particular, este caso recuerda a lo recién ocurrido con la marca italiana Gucci, quienes también se vieron obligados a retirar de sus aparadores los jerseys que consideraron como una burla a la comunidad negra.