El municipio de “Villa de Tezontepec”, deriva su nombre de las raíces nahuas, “Telotli” o “Tepetl” que significa “Cerro” y “Co” que significa “En”, que en conjunto significa “En cerro de Tezontle”.

Desde tiempos de la dominación española, Tezontepec perteneció a Pachuca, hasta que recibió su categoría de municipio en 1869. El 13 de noviembre de 1912, el Congreso de la Unión del Estado, a causa de la revolución armada, decidió por unanimidad de votos elevar a Tezontepec a la categoría de “Villa”; adquiriendo el nombre de “Villa de Tezontepec”.

Este lugar es muy antiguo, se fundó y creció sobre la cima de un cerro de tezontle, aún se conserva en este sitio la Iglesia de San Pedro que fue construida por los frailes agustinos en 1540. Su primer encomendero fue Baltazar de Obregón.

Hacia el año 1530, Tezontepec ya no era un pueblo de raza azteca pura, sino una tribu de razas mezcladas: aztecas, chichimecas y otomíes; sojuzgada por el señorío de “Tizantloca”, Tizayuca; este, a su vez, tributario de “Alcolhuacán”, Texcoco, de raza tecpaneca y por este motivo había entre los pueblos intentos de disputas sangrientas.

La gastronomía de Villa de Tezontepec es un motivo más para visitar este municipio en donde podrás disfrutar la exquisita barbacoa, platillo que compite en sabor con otros municipios del Estado; sin embargo, su preparación artesanal la distingue y le da un toque especial.

Otro alimento típico son las tortas, tan sabrosas que hasta les han dedicado un día, el 1° de mayo, para celebrar la venta de este producto.

La lista continúa con las bebidas; por ejemplo, el pulque natural, curados y una cerveza bien fría son parte de lo que te ofrecen los locatarios.

UBICACIÓN:

Muy cerca de la capital hidalguense, se encuentra localizada a 30 minutos de Pachuca. Un mágico lugar que, con sus calles empedradas, construcciones de tabique y portales, aún conserva su arquitectura.

 

1/6

 

FOTOS: José Cuevas