Conrad Murray, el doctor personal de Michael Jackson, quien fuera condenado a cuatro años de cárcel por homicidio involuntario tras la muerte del cantante en 2009, declaró que el Rey del Pop tenía una relación poco sana con su padre, Joe Jackson.

El médico declaró a través de un video que fue publicado por un sitio estadounidense que Michael fue “químicamente castrado” por su padre para que pudiera mantener su voz aguda.

“Joe Jackson es uno de los peores padres de la historia. La crueldad que experimentó Michael por parte de su padre, el hecho de que le castrara químicamente para mantener su tono de voz, es indescriptible”.

Estas declaraciones de Murray reviven las revelaciones que él mismo había planteado en su libro biográfico publicado en 2016 titulado “This is it!: The Secret Lives of Dr. Conrad Murray and Michael Jackson”.

En el texto de este libro, aseguraba que Joe había sometido a su hijo a un tratamiento de hormonas cuando tenía 12 años con la idea de tratar su acné y evitar que su voz se hiciera grave.