Las playas paradisíacas, la mística de los templos hindúes y las extensas terrazas de arroz de la isla indonesia de Bali acaparan la atención de miles de turistas que eligen visitar año tras año este edén que, lamentablemente, se encuentra inmerso en una verdadera batalla con la contaminación del plástico.

Es que Indonesia se constituye actualmente como el segundo país del mundo con mayor contaminación plástica, con aproximadamente 3.220 millones de toneladas de residuos plásticos, según un estudio de 2015 de la Universidad de Georgia, Estados Unidos.

Entre las regiones indonesias que más contaminan se destaca la isla de Bali, con una población total de 4,5 millones de habitantes y que con unas mil toneladas de desperdicios plásticos diarios supera a Yakarta, capital del país, donde viven cerca de 12 millones de habitantes y que vierte unas 750 toneladas de plástico al día.

El problema ecológico de la isla, que absorbe el 40 por ciento de los 15 millones de visitantes extranjeros que registra el país, ha aumentado los últimos años. Bali, que carece de una política de tratamiento y reciclaje de basuras, ve también empeorado el nivel de contaminación por el “comportamiento consumista” de los visitantes, que generalmente consumen bebidas y comidas durante el trayecto, según expertos conservacionistas.

“Indonesia cuenta con políticas y leyes contra la contaminación, pero debido a la corrupción parece incapaz de actuar” explicó Mike O’leary, director de la fundación ROLE, con sede en Bali, que ofrece programas de educación y capacitación para promocionar la sustentabilidad del medioambiente. Este grupo, cuyo lema es “cero desperdicios en el océano”, organiza junto a las comunidades locales campañas de limpieza en algunas de las playas más afectadas por la contaminación del plástico.

Vía: EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here