Todos nos preguntamos qué es mejor utilizar cuando necesitamos bolsas para guardar nuestras compras. Tomemos en cuenta el cuánto tardan en degradarse estos materiales. Resulta que el plástico tarda mucho más que el papel en descomponerse, pero los efectos sobre el ambiente de producir uno y otro no son iguales.

Por eso es necesario examinarlos:

El papel se hace con la celulosa del tronco de los árboles, un compuesto polimérico hecho de unidades de glucosa que forman fibras de distintos tamaños, las cuales se mantienen unidas por la lignina. Esta sustancia da firmeza y dureza a la estructura de las fibras. El papel se puede doblar porque las fibras son flexibles. Su resistencia mecánica a la tensión y a la deformación permite usar bolsas de papel para soportar cargas. Además, las fibras no se disuelven en el agua y, por ser químicamente estables, se pueden mezclar con aditivos; por ejemplo, colorantes.

El plástico se elabora, principalmente, con productos derivados del petróleo y todo esto implica trabajo para extraerlo, trasportarlo y procesarlo. El plástico no es biodegradable, sí que es reciclable y los residuos plásticos contienen energía comparable con la de los combustibles fósiles, por lo que constituyen una excelente alternativa como fuente de energía. Pero, la emisión de estos gases, es contaminante. Y en la actualidad se sigue investigando sobre estas y otras técnicas de reciclado para mejorarlas.

Ahora comparemos entre papel y plástico

  • Fabricar plástico consume 40% menos energía que fabricar papel, por lo que es menos contaminante.
  • El plástico genera 80% menos residuos sólidos que el papel, por lo que ocupa menos espacio en los rellenos sanitarios.
  • Solamente el 5% del plástico se recicla, mientras que en el papel se alcanza el 21% de reciclaje.
  • El papel tarda menos en degradarse que el plástico.
  • Un paquete de 1,000 bolsas de plástico tamaño estándar pesa aproximadamente 6.81 kg y tiene un grosor de 8.9 cm. Un paquete de 1,000 bolsas de papel con las mismas medidas pesa 63.56 kg y tiene un grosor de 116.84 cm. Por lo tanto, transportar bolsas de plástico exige menos combustible y genera menos contaminación.
  • El papel se puede reciclar, para lo que se requiere agua limpia, productos químicos para blanqueo y manejo de fibras, energía para calentar y volver a obtener pulpa y papel. El papel se puede reciclar en promedio ocho veces antes de que las fibras se vuelvan demasiado cortas.
  • El plástico se puede reciclar empleando energía para fundirlo y volver a formar materia prima o productos terminados. El consumo de agua y de productos químicos en este proceso es mínimo. El plástico se puede reciclar más de 20 veces antes de volverse débil y quebradizo.

 

Si quieres ayudar al planeta puedes escoger ¿Plástico o papel? O mejor a un tomar una alternativa como el Eco Flex alemán o la neo-bolsa de origen francés, incluso bolsas fabricadas con un bioplástico que deriva del almidón de maíz, se han escuchado casos, de que se están creando bolsas, que luego se puedan plantar.

 

 

Vía: El  blog verde ¿Cómo ves?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here