Armando Ríos Piter, Senador independiente por el Estado de Guerrero

Ha sido impulsor del combate a la corrupción; pide que la figura del fuero sea eliminado para todos los servidores públicos, y que exista igualdad ante la ley. Mantiene un juicio de amparo ante tribunales, para que le sea retirado el fuero.

El Senado de la República, está en una grave falta y en deuda con la sociedad, por el retraso del nombramiento del Fiscal Anticorrupción y no se tiene certeza para cuándo se convoque a un periodo Extraordinario en el Congreso de la Unión, para tal fin.

Los constantes escándalos de corrupción que se presentan y que son ventilados ante la opinión pública, se mantienen en impunidad, porque nuestro sistema de rendición de cuentas y de prevención, ha carecido de instrumentos que eviten casos potenciales como los conflictos de interés, los moches, el soborno, entre otros. Para eso se trabajó un Sistema Nacional Anticorrupción y en leyes que ya están aprobadas, pero ha faltado el nombramiento del Fiscal Anticorrupción.

Por otra parte, es necesario que exista claridad sobre el presupuesto para que comience a operar el Sistema Nacional Anticorrupción; estamos en una crisis en ese sentido, porque cada institución que participa en este engranaje, debe contar con metas y dar resultados.

El Gobierno de la República no genera las condiciones para que con inmediatez, con oportunidad y con velocidad se cubran estos huecos. Considero que existe evidencia suficiente y puntual, de que la autoridad quiere retrasar los nombramientos y quiere retardar la efectividad del sistema.

Ante tantos escándalos, el Sistema Nacional Anticorrupción es la legislación que en este momento tiene que ponerse en marcha contundente e inmediata, porque es donde cabe la revisión de los ingresos fiscales, el patrimonio y la declaración de intereses de cada servidor público.

Tenemos que desterrar las dudas de cómo está funcionando la política y el objetivo es ponernos todos en la misma bandeja.

En una reciente visita que hice a San Luis Potosí, critiqué el caso ventilado en el Congreso de esa entidad, donde se presume corrupción de legisladores, que ofrecieron a presidentes municipales limpiar las deudas, a cambio de un porcentaje. Los involucrados solicitaron licencia, y considero que esta reacción es una suerte de apuesta a que el tiempo acalle el caso: lo que  se requiere es que se les llame a cuentas por sus actos.

Todos los partidos políticos están siendo parte de la terrible corrupción que hoy le está pegando al país, y sobre el particular, hasta el momento no hay una sola denuncia, ni de parte de los presidentes de los partidos estatales, ni de parte de los líderes nacionales de los ismos.

En diversos spots, presidentes de los partidos políticos han hablado del tema de combatir la corrupción, pero en los hechos -sobre este caso- no han presentado ninguna denuncia y se han quedado con el consuelo de que los personajes involucrados, solo pidan licencia.

Estos circuitos de corrupción, no son exclusivos de San Luis Potosí; la corrupción es un patrón sistémico que está instalado en el país, y que está presente en todos los espacios de la vida pública; implica tanto a autoridades del gobierno federal, a autoridades estatales, y a autoridades municipales, y tenemos que combatir la impunidad”.

La implementación correcta del Sistema Nacional Anticorrupción, permitirá que este tipo de casos no se queden sólo en escándalos. Se tiene que combatir la impunidad, y la participación de la ciudadanía es importante para que exija que no haya huecos.

La sociedad debe ser partícipe y vigilante de la rendición de cuentas y la transparencia.

No queremos más escándalos; queremos castigos ejemplares, porque de lo contrario, tendremos una sociedad molesta e irritada con las autoridades que no hacen su trabajo.

Aquí hay un elemento clave, y es el nombramiento del fiscal anticorrupción, mismo que hasta la fecha no se ha dado por parte del Senado de la República.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here